Muchas de las fotos de este blog son de Ramiro Sisco con la comunidad Pilagá, en Las Lomitas, provincia de Formosa, Argentina.

viernes, 17 de agosto de 2018

CAMBIEMOS: NEGOCIOS CON ESCUELAS





Tras la muerte evitable de una vicedirectora y un auxiliar en una escuela en Moreno, y luego de que se constatara que el estado de ese colegio no era la excepción sino más bien la regla, la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal podría haber optado por echar a su director de Escuelas, al interventor del PRO en el Consejo Escolar, tomar medidas para que no vuelva a ocurrir. En lugar de eso, primero mantuvo silencio, luego acusó a otros sectores de hacer una “utilización política de la tragedia” y por último volvió a la carga y culpó de todo al kirchnerismo. Es una estrategia que le funcionó toda su carrera política, así que ¿por qué cambiar ahora?

En tanto, Horacio Rodríguez Larreta, que observa con interés el desarrollo de esa crisis de su eventual competidora por la sucesión de Macri, tiene varias cuentas por saldar con los colegios porteños, que presentan desde aulas inundadas hasta paredes electrificadas. Mucho tiene que ver con que el sistema que diseñó el macrismo para arreglar las escuelas saltea a las cooperadoras y deposita todo el dinero público en empresas privadas que no siempre cumplen.

La situación de las escuelas no es novedad para los docentes y tampoco debería serlo para quienes hayan seguido de cerca la carrera de Mauricio Macri como jefe de Gobierno, que llevó bien alta la bandera de la subejecución en las partidas de infraestructura escolar. Solo mejoraron cuando el macrismo las usó de pretexto para vender terrenos públicos, como los de Catalinas Norte. En sus épocas de legislador, Marcos Peña consiguió aprobar una ley que declaraba la emergencia edilicia en las escuelas. Con esa herramienta, al llegar al poder en diciembre de 2007, Macri contó con la posibilidad de eludir licitaciones y hacer contrataciones directas, al tiempo que le quitaba subsidios a las cooperadoras escolares.

En sus tiempos como ministro de Educación porteño, Esteba Bullrich perfeccionó el mecanismo de contrataciones con la Sistema Global de Mantenimiento (SIGMA). La clave de ese sistema era que el mantenimiento de las escuelas quedaba en manos de empresas y en ningún caso intervenían las cooperadoras. De hecho, les negaron a las cooperadoras todo acceso a los contratos para ver cómo se mantenían las escuelas. Jugando con esa ignorancia, muchas empresas no hacían determinadas refacciones porque sostenían que no estaba en el contrato. A la par, Bullrich supo lanzar una campaña de marketing que hablaba de 923 obras resueltas. Cuando uno se metía en el desagregado de las obras, se podía ver –por ejemplo- que consideraban una “obra” destapar un inodoro. No se sabe que Bullrich le haya escrito un poema a esto, pero quién te dice. Los propios informes técnicos del Gobierno alertaban en 2010 sobre cables pelados, problemas de mamposterías y paredes con humedad en escuelas que recibían capas de pintura y otras atenciones cosméticas.

Según relevó la comunera Julieta Costa Díaz, las empresas encargada de esas refacciones, que renovaron contratos durante la gestión de Larreta, ya con Sol Acuña como ministra de Educación son las que se pueden ver en este cuadro:




En todos los casos, el contrato es por los 4 años del mandato de Larreta. La primera de la lista es SES S.A., que pertenecía al “hermano de la vida” de Macri, Nicolás Caputo. La vendió para alejarse del escándalo público que implicaba la cantidad de contratos que tenía con el Gobierno porteño. La segunda, Mig S.A., tuvo varios contratos conjuntos con la empresa de Caputo. Otra de las empresas es Planobra, que pertenece al Grupo RHUO (Recursos Humanos Organizados). Son nombres que se repiten una y otra vez en la obra pública porteña.

Pero la que se destaca por haber ganado en 5 comunas es Mejoramiento Hospitalario S.A., una empresa que pertenece al Grupo Petersen, de Enrique Eskenazi. En la comuna 13, según recordó Costa Díaz, esa empresa fue la responsable, en 2014, de dejar veneno para ratas en un comedor escolar de Villa Crespo, lo que llevó a que 8 niñas y niños de primer y segundo grado tuvieran que ser trasladados al hospital Gutiérrez. “En ninguna cabeza puede caber que después de semejante error la empresa pueda volver a ser contratada por el Estado. Pero pareciera que para Cambiemos esto es posible”, advirtió Costa Díaz, quien recordó que la corporación que la controla fue una de las aportantes a la Fundación Suma, de Gabriela Michetti. Hoy tiene contratos en la Ciudad por más de 180 millones de pesos.

La comunera advierte, en base a un relevamiento a comienzos de este año, que la actividad de esta empresa es altamente deficiente y el control estatal, prácticamente nulo. Costa Díaz señaló que se pudo registrar:

* Que se cayó el cielorraso en la escuela N°7 DE 9

* Se cayó un ventilador sobre los bancos del Normal 10.

* En las salas de 2 y 3 años del Jardín de esta última escuela, las paredes se encuentran electrificadas a causa de las fuerte lluvias

* En la escuela N° 10 DE 10° se hizo una negligente limpieza del tanque de agua, que desbordo y arruinó los libros de la biblioteca. También hay aulas inhabilitadas producto de la falta de control de las cubiertas.

* En la escuela N° 12 DE 9º también se desprendió parte del techo del comedor y hay filtraciones.

Otros reclamos en la zona que son de larga data incluyen la recuperación de la fachada de la escuela N°4 DE 10, la refacción del baño de la escuela N°13 DE 9; la refacción de los pisos de la sala de música y la terminación de la obra de electricidad iniciada en 2013 en la escuela 12 DE 10, entre otras. Se trata tan solo de una muestra de otros reclamos que, por toda la Ciudad, suelen llevar los gremios docentes a la gestión PRO. O de los que releva la Auditoría porteña.

Sin ir muy lejos, la semana pasada tuvieron que evacuar un jardín maternal por un incendio, pese a que la Auditoría había advertido sobre las graves falencias que tenía. Tras la evacuación, se supo que las cunas no son aptas para esas situaciones, que la rampa está rota, que la única salida de emergencia estaba justo donde se incendió el poste de luz y que sigue sin tener gas. Después de la tragedia de Moreno les mandaron un inspector de gas. Habrá sido para cerciorarse de que jamás estarán calefaccionados.





viernes, 27 de julio de 2018

PELIGRA LA AGRICULTURA FAMILIAR





El campo concentrado está ganando a costa de quienes no fuimos invitados a la fiesta

Organizaciones de pequeños productores, agricultura familiar, campesina e indígena de todo el país platean la crítica situación productiva, económica y financiera que atraviesan las familias del sector.

La última medida fue congelar el Monotributo Social Agropecuario y eliminarlo definitivamente. De este modo el Ministerio de Agroindustria quitó la posibilidad de que el pequeño productor sea reconocido como un sujeto que invierte, produce y comercializa, y se le quita el derecho a gozar de la Obra Social y la Jubilación. Era la única herramienta de regularización del trabajo que el Estado tenía para el sector...


Repudio a las políticas neoliberales que destruyen a la agricultura familiar, campesina e indígena

Con un gran acompañamiento se llevó a cabo, este jueves 26-7, la jornada de lucha provincial chaqueña denominada “Agricultura Familiar de Pie”, en la que participaron las y los trabajadores nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE- Chaco), productores, campesinos y organizaciones sociales. En la oportunidad se rubricó un documento que será remitido a la Cámara de Diputados de la Nación para que los y las legisladoras interpelen las medidas del Gobierno Nacional.

“Desde ATE Chaco repudiamos las políticas del Gobierno Nacional en detrimento de una parte de la sociedad muy vulnerada como es la relacionada a la agricultura familiar, campesina e indígena”, aseguró el secretario general de ATE Chaco, Mario Bustamante.

Acompañamos la voz de las y los productores que piden la reincorporación de las y los técnicos profesionales que fueron despedidos de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF), dejando al sector en completo desamparo ante la embestida del gobierno neoliberal...

      → 
      “El Gobierno Nacional castiga fuertemente al sector de la agricultura familiar. Los despidos masivos, la quita de presupuesto para el sector, el desmantelamiento de los equipos técnicos territoriales reflejan el desinterés del Gobierno en las políticas para la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena y ponen en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria de nuestro pueblo”





martes, 8 de mayo de 2018

El Discurso MM: Filosofía y Zapatos de Goma





Los discursos de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner tenían densidad argumentativa. Los mensajes requerían una escucha atenta, con prescindencia de compartirse o no su contenido. Los oyentes estaban obligados a realizar un mínimo esfuerzo intelectual para decodificar el discurso. Por el contrario, los principales líderes de la Alianza Cambiemos manejan un registro diferente. La mayoría de los mensajes son simples, consignistas y vacíos de contenido. Es conocida la influencia de Jaime Durán Barba en el moldeado del discurso oficial.

El lenguaje duranbarbesco desecha las explicaciones técnicas y racionales. En su libro El arte de ganar, el consultor ecuatoriano recomienda invocar a los “sentimientos, no a la razón. Los humanos somos simios con pretensiones cartesianas”. “Debemos tratar de que nuestro mensaje provoque polémica. Más que perseguir que el ciudadano entienda los problemas, debemos lograr que sientan indignación, pena, alegría, vergüenza o cualquier otra emoción”, agrega Durán Barba.

En ese marco, la proliferación de mensajes típicos de manuales de autoayuda no es ninguna casualidad. Los valores culturales implícitos, en la mayoría de esos textos, tienen puntos de contacto con la ideología macrista. Por ejemplo, la idea de que las soluciones son individuales y no colectivas. El fomento al emprendedurismo es congruente con esa filosofía. Bajo esa lógica, los sectores vulnerables son responsables de su situación personal. Así, la exclusión social es resultado de que los pobres “no se esfuerzan lo suficiente”/”no les gusta trabajar”.

Esa visión superficial e invidualista no es ajena a la cultura empresarial. En los últimos años, las empresas multiplicaron la organización de eventos internos (charlas motivacionales, talleres de pensamiento positivo) que rescatan ese tipo de espiritualidad no religiosa. La filosofía zen convive en armonía con la maximización de la tasa de ganancia privada o la adopción de planes de ajuste en el sector público.

Uno de los laderos presidenciales que fomenta ese enfoque es Alejandro Rozitchner. El hijo del reconocido icono de la nueva izquierda argentina en los sesenta (el filósofo León Rozitchner) ingresó al macrismo a través de la Fundación Pensar. El actual asesor presidencial sostiene que “el pensamiento crítico es un valor negativo; lo más importante no es criticar la sociedad y señalar sus defectos; entusiasmarse, las ganas de vivir, son más importantes que el pensamiento crítico”. Rozitchner acumula en su haber una larga lista de frases insólitas. Una de ellas fue cuando afirmó que este gobierno “es como Batman y va a seguir haciendo un montón de cosas porque todo va a salir bien”.

El protagonismo asumido por este filósofo, que acumula fuertes rechazos en el ambiente intelectual, no deja de ser símbolo del clima de época. “Más allá del personaje, su mundo es eco de una sensibilidad establecida a costa de un proceso de masificación que tiene que ser asumida como parte del individualismo contemporáneo realmente existente que nos toca vivir y con el que cualquier proyecto político futuro va a tener que dialogar, convencer e interpelar si quiere tener algún tipo de vocación de masas”, analiza Nicolás Viotti en “Alejandro Rozitchner y la cultura del entusiasmo. Tu conflicto es un bajón” (Revista Anfibia).

drubinzal@yahoo.com.ar

@diegorubinzal





Lea También...









sábado, 21 de abril de 2018

LOS NENES con los nenes, LAS NENAS con las nenas




Me dejó un mensaje una amiga enojada, no, aterrada. Me cuenta que su hija de siete años fue al cumpleaños de una compañera donde después de jugar un rato, separaron a nenes de nenas. A los varones los pusieron a jugar al fútbol y a las nenas… las llevaron a una sala de “spa”. Les pusieron cremas, las maquillaron y les dieron ropa para disfrazarse de adultas. Luego, las chicas fueron llevadas para desfilarles a los varones que habían terminado de jugar a la pelota. Caminaban de un lado a otro con música de fondo que la animadora subía y bajaba a pura palma. Ellos las aplaudían o abucheaban según el caso.

La hija de mi amiga llegó a su casa maquillada y feliz: la habían aplaudido. Le contó a su mamá cómo fue la tarde. Le dijo que había sido el mejor cumpleaños de todos. Mi amiga juntó calma como una gladiadora zen (admirable), le preguntó qué pasaba si algún varón quería disfrazarse, por ejemplo, y la hija le contó que la animadora proponía eso cuando un varón hacía lío: “Si no te sentás, te ponemos el vestido de Frozen…”.




La práctica de spa para nenas y fútbol para varones ya la había escuchado, la ofrecen muchos salones de fiestas infantiles, está de moda. En Recoleta, en Flores, en La Plata y en Córdoba. Pero no conocía el nivel de detalles con el que los salones, animadores y padres marcan normativamente a sus pequeños invitados.

Mi amiga me cuenta que se juntó con otra madre y que quieren organizar una reunión de padres (porque “reunión de familias” nadie dice) en su escuela estatal del barrio de Caballito para hablar sobre este tema. Porque no es el primer cumpleaños donde los juegos reproducen y refuerzan prácticas de desigualdad que afectan a las biografías de niños y niñas y de aquellos que no se sienten incluidos en el binarismo. Me pide libros y videos para reformar su exposición.

Es entonces que pienso en la importancia de volver una y otra vez a hablar de la Ley de Educación Sexual Integral, la madre de todas las luchas. Para que la educación sexual sea parte de la currícula cotidiana de los chicos y chicas y no una ley semi olvidada por un Ministerio de Educación de la Nación que desfinanció al programa encargado de aplicarla. Que no forma docentes y que no compra materiales para las escuelas. Volver, una y otra vez, a la importancia de hablar de la querida ESI para problematizar y terminar con estas prácticas que imponen gustos y juegos según el sexo biológico, que legitiman la cosificación de la mujer y proponen un vestido a los varones como escarnio público.

En octubre se cumplen 12 años de la Ley ESI (PROGRAMA NACIONAL DE EDUCACION SEXUAL INTEGRAL, Ley 26.150), no dejemos de exigir su cumplimiento en todo el territorio nacional, en todos los niveles de enseñanza en todos los establecimientos educativos.

Sin ESI no hay #NiUnaMenos.


Cumpleaños infantiles y patriarcado: Un matrimonio difícil de disolver

Gabriela Larralde
Escritora e investigadora, autora del libro Una poética del género. Guía de lecturas para abordar la Ley de Educación Sexual Integral, que saldrá en agosto por Paidós.








jueves, 19 de abril de 2018

Debate sobre el aborto en el Congreso





El Gobierno aceptó abrir en la Cámara de Diputados una discusión sobre la despenalización del aborto. El proyecto propone legalizar la interrupción voluntaria de embarazos hasta la semana 14 de gestación. Según aseguraron desde el oficialismo, la iniciativa por el aborto legal, seguro y gratuito que se presentó en la Cámara baja se debatirá durante "dos meses" en un plenario de cuatro comisiones y, en caso de obtener dictamen, estaría listo para ser incorporado a una sesión en el recinto para su votación.

Dentro de Cambiemos son pocos los diputados que se mostraron a favor de la despenalización; sin embargo, legisladoras opositoras señalaron que son optimistas respecto de la aprobación de la normativa, que según ellas, se centra en derechos de la mujer aún no reconocidos.

La diputada de Libres del Sur, Victoria Donda, aseguró que la llegada del proyecto al Congreso "tiene que ver con la gran aceptación que tiene en la conciencia de la sociedad". Tras sostener que tiene "muy buenas expectativas" en cuanto al tratamiento de la norma, postuló que desde su espacio pretenden "que el aborto sea legal para que las mujeres pobres no mueran y para sacarnos a todas el peso de la clandestinidad".

A la hora de poner a la luz esta cuestión, según Donda, "se ponen en juego diversas cosas: beneficios económicos; la idea de la sociedad que se quiere construir; la conciencia de que las mujeres siguen abortando esté prohibido o no, la diferencia es que las pobres son las que se mueren". Además, resaltó que "se pone en juego el rol de la mujer en la sociedad".

Desde el Frente para la Victoria, la diputada Mayra Mendoza sintetizó que con este proyecto "se pone en juego el reconocimiento o no de muertes evitables y, básicamente, el derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo".

Mendoza reflexionó acerca de la discusión y aseguró que "este debate habla de la sociedad en la que vivimos: patriarcal, machista"...  "Aquellos que obstaculizan el debate y no quieren que este tema avance, están a favor del aborto clandestino"... "El aborto existe, se mueren las mujeres más pobres, en condiciones completamente indignas. Hoy hay muertes de mujeres que son evitables si podemos garantizar el acceso a la salud pública de las mujeres que abortan. La clandestinidad es riesgo para quienes no pueden pagar. Éste es un tema de salud pública".



Debate sobre el Aborto en el Congreso - Claudia Piñeiro





Debate sobre el Aborto en el Congreso - Dario Sztajnszrajber





Debate sobre el Aborto en el Congreso - Muriel Santa Ana





Debate sobre el Aborto en el Congreso - Mariana Carbajal





Debate sobre el Aborto en el Congreso









martes, 17 de abril de 2018

Chau Paneras, Hola Ajuste





El viernes 13 de abril, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, presentó el nuevo menú escolar para las escuelas primarias y secundarias de la Ciudad, que incluye más frutas y verduras, y menos pan y pastas. Por eso el nombre: “Chau paneras”.

“Con esto estamos cuidando mejor a nuestros chicos”, sostuvo el Jefe de Gobierno, acompañado por el vicejefe, Diego Santilli; la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, y el nutricionista Alberto Cormillot. Durante el lanzamiento se resaltó que el nuevo menú tiene más ensaladas, frutas cuatro veces a la semana y ensaladas de frutas con menos azúcar agregada. Más legumbres, más carne de cerdo y menos productos industrializados, ya que se eliminan el medallón de pollo y las salchichas, y se incluye la tortilla de verduras.





Este lunes 16, comenzó a implementarse el nuevo plan, pero las críticas no tardaron en surgir. Falta de reemplazos al pan y raciones más chicas, entre las quejas más escuchadas.

 El primer plato del nuevo menú, para el almuerzo de los lunes, señala que se sirve en los comedores escolares “ternerita guizada, arroz con manteca y queso y fruta de estación”. Varios docentes pusieron en circulación fotos del plato: con predominancia de arroz blanco y zanahorias, y algo de carne. Pero sin pan, de acuerdo a “Chau paneras”.

Los docentes nucleados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) advirtieron mediante un comunicado...

“Sabemos que el solo hecho de sacar el pan de la mesa es un simple recorte y no un mejoramiento de la calidad alimentaria, dado que las prohibiciones y las restricciones no son las acciones educativas que propiciarían la concientización y educación alimentaria” 

Y agregaron:

 “Para quienes transitamos las escuelas es claro que el pan sirve para cubrir muchos déficits que presenta el servicio de las concesionarias: ante el achicamiento de raciones, falta de comida por imponderables, muchas veces el pan se convierte en un recurso complementario en la alimentación”.

En muchas escuelas porteñas hubo mensajes a los padres o directamente carteles pegados en la puerta, advirtiendo sobre el cambio de menú. “Familias, a partir de hoy los niños/as no comerán pan en el almuerzo. El Gobierno de la Ciudad y la ministra de Educación dicen que hay obesidad”, se lee en la puerta de una escuela de San Telmo.

En el Normal 5 de Barracas, en tanto, el primer día bajo el nuevo plan alimenticio llegó sin reemplazos para el pan quitado, según denunció uno de los docentes. “Supuestamente se amparan en Ley 3.704, de 2010 – de alimentación saludable- y dicen que hay un problema de obesidad y hay que sacar el pan. Pero no lo reemplazaron. Al menos en el día de ayer que fue el primero”, señaló Federico Puy, docente y delegado de ATE por la Lista Marrón. Puy agregó: “Lo que notamos es que hay mucha hambre. Lxs chicxs se pelean por las viandas. Vienen con indicaciones de los padres de pedir una vianda más. El Gobierno lanza “Chau paneras” pero no aumenta raciones y la comida no es de calidad”. Acompañó su explicación con una foto del menú del día: medallón de pescado, que sigue presente en el nuevo menú pese a que se reemplazó el medallón de pollo con el argumento de incorporar alimentos más saludables.

El nuevo menú no sólo aplica para los almuerzos, sino también para las viandas que se sirven como desayuno o merienda en las escuelas públicas porteñas. En el segundo día de implementación de “Chau paneras”, la vianda pasó de un sándwich de pan blanco con una feta de mortadela y otra de queso, a un sándwich de pan negro con dos fetas de queso.

En tanto, Puy adelantó que la diputada porteña Myriam Bregman presentará un proyecto de universalización de comedores: para que por un lado dependan del Estado y no de empresas tercerizadas, y para que además estén disponibles para todos y todas los estudiantes. “Hablamos de universalización porque hoy los chicos para pedir comedor y vianda tienen que anotarse por internet y pasar por cuestiones administrativas. En los sectores populares es complicado –remarcó el docente- Y tenés que fundamentar que vivís en una villa o no tenés laburo, tenés que demostrar ser pobre. Nosotros decimos que sea para todos por igual y que las familias que no lo necesiten, no lo usen”.




Los docentes y directivos de establecimientos escolares denuncian que estos alimentos que se quitaron nunca fueron reemplazados, sino que lxs chicxs sufrieron lo que sería ¿un ajuste?

Nueva Ciudad


martes, 13 de marzo de 2018

EL ISAURO ARANCIBIA FUE DEMOLIDO




Esta es la oficina para inscribir a los pibes en el año lectivo 2018



El Isauro Arancibia se creó hace 20 años en el barrio porteño de San Telmo para garantizar el derecho a la educación de los chicos en situación de calle de la zona. En su recorrido, cambió de sede tres veces, luchó y logró un edificio propio en la esquina de Cochabamba y Paseo Colón, incorporó jardín maternal, primaria y secundaria de doble jornada, talleres de oficios, 50 trabajadores de la educación; en fin, creció hasta ser una escuela hecha y derecha. Pero el Gobierno porteño ha intentado siempre destruirla...


Esta esquina ERA el Isauro Arancibia...


En 2014, la amenaza del Metrobus ya estaba latente. Carlos Regazzoni, entonces subsecretario de Gestión Económica Financiera del Ministerio de Educación porteño, se apersonó en Paseo Colón 1318 y les prometió a los chicos que el Centro no se iba a demoler.

"Los estudiantes lo hicieron firmar en el libro de actas. Nosotros enseñamos el valor de la palabra, pero para otros no valen nada", reflexionó Susana Reyes.


Esto es AHORA...


Durante 20 años cada estudiante, maestro y maestra que se incorporó al Isauro sumó un anhelo y así, colectivamente, fuimos construyendo este gran sueño "pedagógico". La escuela Isauro Arancibia se transforma permanentemente y no se limita paredes adentro de la escuela, las traspasa hacia las calles, hacia los barrios.

Este hermoso proyecto que alberga 300 estudiantes en tres niveles educativos, con formación para el trabajo, emprendimientos productivos y talleres de arte parece que está destinado a pelear siempre por su espacio físico, por su edificio. Esta lucha la venimos librando desde el inicio. Pasamos cuatro mudanzas en distintas entidades alojantes hasta que conseguimos en el 2011 que el Ministerio de Educación cediera al Isauro el edificio de Paseo Colón 1318.

Los estudiantes que vienen a la escuela están en situación de calle, muchos duermen sobre Paseo Colón debajo de la recova. La escuela es su referencia, es un lugar seguro en todo sentido. Desde el 2011 cada inicio de clase debíamos mudarnos al piso de arriba o al de abajo porque nunca terminaban de mejorar las condiciones edilicias.

Luego apareció el Proyecto Metrobus y decidieron que necesitaban demoler el Isauro para poder llevarlo adelante. Toda la comunidad educativa se puso al frente de esta lucha en defensa del espacio, trabajamos intensamente el eje de ciudadanía en cada acción. Todas las batallas las llevamos adelante acompañados del sindicato, organizaciones sociales, vecinos y amigos.

La justicia dictó un amparo y obligó a poner la escuela en condiciones, también estuvimos en obra, mudando las cosas de un lugar a otro. Todos estos movimientos implicaron pérdidas de materiales de trabajo, algunos muy costosos y ninguna autoridad se hizo responsable.

Finalmente llegó la propuesta en julio de 2017: compraron el terreno de al lado y agrandarían la escuela. Tuvimos que dejar el edificio a fines de noviembre con la promesa de que el 15 de febrero ya tendríamos lugar para reunirnos los y las docentes; el 5 comenzarían las clases normalmente.

Hoy el edificio donde funciona el Isauro esta derruido, es triste pasar frente a este espacio que latía, lleno de vida. Ahora está sin techo, como gran parte de la población de esta Ciudad y como sus estudiantes que además tienen la incertidumbre sobre qué pasará con su escuela.

Nos ofrecieron un lugar alternativo por estos meses, hasta julio según dicen, en Carlos Calvo 190, donde estaba el INDEC y ahora está vacío porque también lo van a demoler para que pase el metrobus.

Otra vez la mudanza, otra vez la incertidumbre, otra vez nuestros tan preciados libros y películas, desparramados, perdidos.Tanto perdimos en la mudanzas. Pero el Isauro vive, late y se fortalece. Seguimos soñando, seguimos luchando porque los pibes quieren escuela. Porque defendemos la escuela pública. Apostamos a la educación como herramienta de transformación y nuestros estudiantes la eligen a diario.

Gracias a todos los amigos, amigas, compañeros y compañeras que preguntan por el Isauro, pronto los vamos a convocar para contarles que seguimos de pie y que vamos a volver a nuestro lugar de siempre.


Susana Reyes
Directora del Centro Educativo Isauro Arancibia














LEA TAMBIÉN...

SUSANA REYES: «Los contenidos se organizan en función de lo que más les importa a los chicos»














lunes, 6 de noviembre de 2017

SUSANA REYES: «Los contenidos se organizan en función de lo que más les importa a los chicos»




☼ Susana Reyes, impulsora de una experiencia educativa 
única en el país, en el Isauro Arancibia...

Hace 19 años, en una oficina diminuta de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), sin que nadie lo planificara, nacía una experiencia pedagógica inédita y revolucionaria: el Centro Educativo Isauro Arancibia, que en la actualidad brinda educación, y mucho más, a trescientos niños/as y jóvenes en situación de calle en la ciudad de Buenos Aires.

Susana Reyes es el alma máter de esta escuela de gran corazón que incluye a quienes la sociedad deja afuera de toda posibilidad: de educación, de salud, de cualquier tipo de beneficio social, de proyecto de vida. “En el Isauro siempre hay vacantes”, éste es uno de los principios de inclusión profunda y absolutamente radical que guían a esta institución que hoy tiene su sede en el barrio de San Telmo. En la actualidad “el Isauro”, como se la conoce, es una Escuela de Jornada Extendida –de doble turno, con gran cantidad de talleres de artes y oficios– en donde no sólo se brinda educación primaria, también hay un secundario –que depende de la Universidad Nacional de Avellaneda–, un jardín maternal –para los/as hijos/as de los/as estudiantes–, y un Centro de Integración Social (CIS), que es una vivienda para veinticinco personas; y además cuenta con emprendimientos de la economía social, que son la fuente de trabajo para muchos de los estudiantes. “Las cosas que se viven en las escuelas son muy lindas en general, y en esta escuela en particular son muy hermosas”, dice sin una pizca de demagogia Reyes, quien ha pasado gran parte de su vida docente afrontando cada uno de los desafíos que le presentaba una escuela que se fue haciendo a la medida de los sujetos pedagógicos que llegaban a sus puertas en busca de educación. “Los pibes realmente son nuestros maestros”, insiste una y otra vez. Es que ella, y los colegas que se fueron sumando en estos años, no se cansan de decirles a los estudiantes del Isauro que ellos, los docentes, están ahí porque lo eligieron y lo siguen haciendo cada día. “Lo que demuestra nuestra escuela es que cuando realmente hay una voluntad y un acompañamiento, el otro puede hacer, puede construir y reconstruirse”.

Recientemente, apenas Susana Reyes cumplió sesenta años, el Ministerio de Educación de la ciudad de Buenos Aires la intimó rápidamente para que abandone su cargo y se jubile. ¿Por qué tanta premura en desligarse de alguien que lidera una experiencia educativa que es observada a nivel nacional e internacional como un modelo pedagógico? ¿Por qué la intiman, por qué nadie del gobierno se acerca para conocer el trabajo realizado, o para agradecerle los servicios prestados, o para pedirle que comparta el conocimiento acumulado en estos años? ¿Será que Susana Reyes es un “mal ejemplo” a la manera en que podría serlo Raquel Papalardo, histórica rectora del Instituto Mariano Acosta, a quien el Ministerio porteño también intenta jubilar lo antes posible?

Si a Susana Reyes la sacan probablemente la suerte del Isauro peligre, porque su situación legal es incierta, debido a que todavía figura como Centro Educativo (como en sus inicios) y no ha sido cambiada al área del Adulto y del Adolescente. Esta modificación –que se debe votar en la Legislatura porteña– daría estabilidad al proyecto y a sus trabajadores: docentes, administrativos, trabajadoras sociales, psicólogas.

El Isauro es un centro modelo, hay que decirlo, a él acuden a formarse y a observarlo docentes y profesionales de todos lados. Los años de trabajo y las experiencias pedagógicas desarrolladas en sus aulas, se plasmaron este año en el libro La escuela Isauro Arancibia. Una experiencia colectiva de educación popular en el sistema formal (Noveduc), que condensa en sus páginas buena parte de las mejores tradiciones pedagógicas latinoamericanas.

 


–En todos estos años tuvieron varios ataques, sin embargo siempre lograron respaldo no sólo de innumerables organizaciones sociales, de la comunidad y del sindicato docente, sino también de las autoridades del gobierno porteño. Tanto Mariano Narodowski como Esteban Bullrich, cuando fueron ministros de Educación de la ciudad dieron apoyo al proyecto. Pero la postura de la ministra actual, Soledad Acuña, parece mucho más dura y reacia hacia el proyecto y hacia usted.

–Tuvimos varios momentos difíciles, pero siempre hubo una resolución. Hemos tenido apoyo en diferentes momentos en la ciudad. Mientras hubo un contexto nacional más favorable a la inclusión, nos sentíamos más amparados como escuela, valorados. Cuando llegó el macrismo a la ciudad, en 2008, comenzaron a atacar el proyecto y me quisieron sacar llamando a concurso para todos los cargos, algo que no se podía hacer porque el año anterior, con (Alberto) Sileoni como responsable de Educación en la ciudad, se había armado la Escuela de Jornada Extendida para jóvenes en situaciones de vulnerabilidad social, y como era una experiencia piloto, por cinco años no se podía tocar nada. En ese momento le expliqué a Narodowski la situación y detuvo todo el tema del concurso. Y, después, cuando necesitamos mudarnos porque nos habíamos quedado sin espacio, Bullrich dispuso el edificio en el que funciona la escuela actualmente.

–¿El crecimiento exponencial de la matrícula y el tipo de estudiantes que llegaban al Isauro los impulsó a la reformulación del Centro Educativo?

–Claro, porque los Centros Educativos son de dos horas, obviamente porque estaban pensados para un adulto trabajador que no tiene tiempo, pero la mayoría de los estudiantes del Isauro no tenían trabajo; y los centro funcionan en instituciones alojantes. Nosotros empezamos en la CTA Nacional, en Independencia y Piedras, con las chicas de Ammar (Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina). Entonces, empezó a crecer, porque comenzamos a traer a los chicos y chicas en situación de calle. Como los pibes viven en ranchadas, empezaban a llegar de a varios, y yo era maestra única para todos los niveles. Pero las chicas de Ammar me ayudaban a organizar todo. Entonces, en vez de armar varios centros separados, de dividir a los estudiantes, nosotros lo que hicimos fue armar una construcción colectiva. Y se iba armando en función de la realidad y el sujeto pedagógico que llegaba. Como los chicos que estaban en Constitución, venían con sus hijos e hijas, pedimos el jardín maternal. En ese momento pensamos el proyecto pedagógico, el diseño curricular, porque los pibes vienen muy baqueteados, a veces venían sin dormir, con el poxi. Entonces, organizamos un diseño para ellos, sin dejar los contenidos que hay que dar, pero de acuerdo a las necesidades que tenían.

–¿Y cómo lo hicieron?

–Les preguntamos cuáles eran las cosas más importantes de la vida para ellos. Y respondían: la familia, el trabajo, la escuela, la vivienda, la salud, los amigos. Entonces, en base a eso, organizamos todos los contenidos, para que tengan sentido y había actividades disparadoras. Por ejemplo en vivienda, empezamos a trabajar con las preguntas: ¿Qué es una vivienda? ¿Para qué sirve? Y entonces, lo que aparecía era una vivienda que podía ser abajo de un puente, pero tenía que tener una estación de servicio cerca, porque ahí está el baño. Todo eso se iba construyendo y terminaba en una maqueta colectiva, que era una vivienda colectiva, con reglas de funcionamiento, con sanciones cuando no se cumplían las reglas. Y después, por ejemplo, se veían cuestiones relacionadas con los perímetros, las superficies, porque tenía que ver con esa vivienda que estaban haciendo. En Historia veíamos cómo eran las viviendas en diferentes momentos. Y entonces, toda esa organización de los contenidos pasaba a tener sentido para ellos, porque eran las problemáticas que traían. De esa manera es posible sacar a la gente de la calle, porque lo primero que tienen que hacer es mirarse de otra manera, sacarse el estigma de encima, valorarse. Porque cuando el pibe viene, nosotros lo recibimos como un estudiante, no es el pibe de la calle que viene a la escuela. La forma de sacar a los pibes de la calle, la forma que los pibes no se sigan matando, que puedan construir un futuro es ésta, es la educación

–En el libro cuenta que desde el principio se plantearon como idea orientadora “la escuela no es la calle”, como una forma de delimitar el espacio. ¿Cómo trabajaron esta cuestión? ¿De qué manera se fue construyendo la relación pedagógica en medio de tantas urgencias vitales que venían de la calle y habitaban en el espacio escolar?

–Nosotros decimos “la escuela no es la calle” en un acuerdo con los pibes, porque es un trato que tenemos que hacer con cada pibe que entra. Esto quiere decir que nosotros no nos vamos a meter con lo que ellos hacen afuera, porque no nos corresponde, somos sus maestros, pero ellos no van a meter en la escuela prácticas como el consumo de drogas, o la resolución violenta de los conflictos; si en la calle resuelven a las piñas, acá vienen a aprender a resolver de otra manera. Ése es el primer acuerdo. En el Isauro nos interesa sólo una cosa, y es que el pibe esté en la escuela y haga todo lo que tiene que hacer en la escuela. Entonces, ante una dificultad, vemos las alternativas. Por ejemplo, nosotros tenemos un equipo del Hospital Argerich que viene una vez por semana a la escuela. Entonces, claro, sí que entra la calle a la escuela. Porque los pibes tienen problemas de piel, las enfermedades de la calle. Bueno, pero ahí no es que los maestros vamos y compramos una cremita y se la ponemos. No, lo que hacemos es que a los chicos los atienda un médico, porque es su derecho. Otra cuestión que conseguimos es que una vez por semana haya un CAJ (Centro de Acceso a la Justicia) en la escuela, porque muchos chicos no tienen documentos y a veces ni partida de nacimiento, entonces desde el CAJ tramitan todo. Lo habíamos pedido hace ya unos años, cuando empezó el Progresar, porque por más programa inclusivo que haya, nuestros pibes siempre quedan afuera, por más que quieras incluirlos, les falta siempre algo. Entonces, empezó a venir el CAJ y ahora sigue.

–Ustedes armaron un equipo de trabajo muy bueno que les permite a las/os maestras/as ir abordando los problemas que surgen en la escuela sin tener que abandonar el rol docente. ¿Me puede contar cómo está conformado el equipo de trabajo y cómo funciona?

–Nosotros trabajamos con un equipo de apoyo, conformado por psicólogas y trabajadoras sociales, que vienen desde siempre a la escuela. Entonces, el equipo de apoyo es el que conecta con el hospital Argerich, por ejemplo, o con el equipo de género, que es un grupo que lidera Victoria Montenegro y vienen a la escuela para trabajar sobre diferentes temas como nuevas masculinidades o violencia de género, que son temas que se nos metían en la escuela. Y nosotros como docentes también participamos. La forma de construir el Isauro es trabajando colectivamente.

–Ustedes trabajan en parejas pedagógicas, ¿cómo es la dinámica que se da en el aula trabajando de esta manera?

–Sí, para nosotros es fundamental la pareja pedagógica por esta idea del trabajo en equipo. Nunca trabajar solo, porque uno va con todo su prejuicio, con todas sus creencias, y eso hace que a veces no te puedas abrir y mirar realmente al otro, y eso para nosotros es terrible, nos ha pasado a todos. Entonces, se trabaja en pareja pedagógica porque se piensa mejor, son dos miradas. Por eso para nosotros la pareja pedagógica es fundamental, porque si no el maestro solo se cristaliza y toma un lugar que no es bueno dentro del aula.

–Además ustedes armaron un espacio de reflexión, “la reunión de los viernes”, que debe ser motivo de envidia de muchos docentes que a diario deben lidiar con su clase sin mucho acompañamiento.

–Sí, los viernes los estudiantes tienen educación física, entonces tenemos ese espacio para nosotros, toda la mañana, nos juntamos todos, y se hace un temario que incluye problemáticas específicas, nada se resuelve individualmente. Acá los pibes no son “mis pibes”, las maestras nunca van a decir eso. Todos nos hacemos cargo de un pibe. Los viernes proyectamos, vemos las cuestiones que están pasando, qué hacemos ante determinados casos complicados. Y tenemos supervisión psicológica sobre nosotros mismos, que la pedimos a la cátedra de Psicología Educacional de la Facultad de Psicología de la UBA. Yo me formé en esa reunión de los viernes, porque yo creo que no existe formación más grande para un maestro que poder correrse de sus creencias, de sus afirmaciones. Yo, por ejemplo, llego los viernes a la reunión sabiendo algunos temas que hay que tratar y con una idea firme de lo que a mí me parece que hay que hacer, y salgo con otra, totalmente superadora de la mía y de la de todos los que estamos ahí, la que descubrimos o construimos entre todos es mucho más grande, más linda, y nos pone más contentos. Creo que es la formación más grande que puede tener un maestro, eso y el poder asombrarse de los pibes, escuchar a nuestros pibes, el valorarlos.







☼ Una educadora con otra mirada


- ¿Vos sos mi señorita?

La pregunta no la formuló ni un niño ni una niña, sino una mujer de unos cuarenta años. Esto fue hace casi dos décadas, y la aludida como docente era otra mujer coetánea de su futura alumna. Ése fue el acto inaugural que echaría a rodar una experiencia pedagógica absolutamente revolucionaria que llega, luchas varias mediante, hasta nuestros días: el Centro Educativo Isauro Arancibia, que en sus inicios funcionaba en una oficina de la sede porteña de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE). La maestra en cuestión era Susana Reyes y la alumna Elena Reynaga, quien presidía la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (Ammar). Fueron las propias integrantes de Ammar quienes le comentaron a la maestra que había muchos chicos y chicas viviendo en la estación de tren de Constitución que no iban a la escuela. Susana y las integrantes de Ammar fueron a buscarlos, los convocaron para que se acercaran al Isauro, para que pudieran aprender a leer y escribir. Desde entonces, la escuela ha sufrido varios embates (intentos de cierre y/o destitución de su directora), de los cuales ha salida fortalecida. Prueba de ello es que en estos años no ha cesado de crecer su matrícula, por lo que debieron cambiar varias veces de edificio hasta lograr tener uno propio, en el barrio de San Telmo, en la avenida Paseo Colón y Cochabamba. En la actualidad acuden más de trescientos estudiantes, hay un jardín maternal para sus hijos/as, emprendimientos productivos, y hasta una hogar para veinticinco personas que son acompañadas para que puedan lograr un proyecto de vida y de vivienda propio.

La experiencia laboral de Susana Reyes se desarrolló principalmente en el área del Adulto y Adolescente como maestra y directora. Es profesora para la enseñanza primaria y realizó las especializaciones en educación popular y en adultos y adolescentes. También obtuvo el título de psicóloga social. Es directora del Centro Educativo Isauro Arancibia y fue maestra en el mismo desde su creación en el año 1998. Actualmente es profesora de institutos de formación docente en donde dicta las materias Educación Popular y Alfabetización de Adultos. Es autora y coordinadora de La escuela Isauro Arancibia. Una experiencia colectiva de educación popular en el sistema formal (Noveduc), que fue presentado este año en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Susana Reyes cuenta que su amor por la enseñanza nació en su primera infancia, cuando acompañaba a su madre, también maestra, a trabajar. Luego esa vocación despuntaría en su adolescencia, cuando militaba en la Juventud Peronista alfabetizando en barrios e inquilinatos, antes de ser secuestrada junto a su pareja por la patota militar en el año 1977. “Yo fui muy lectora, desde muy chica, y para mí los libros y el poder leer es algo maravilloso. Tal vez porque mi papá y mi abuelo eran libreros. Yo realmente pensaba que todo el mundo tenía que saber leer”, recuerda.

Susana es sobreviviente del Centro Clandestino de Detención “El Vesubio”, donde estuvo detenida-desaparecida durante tres meses, embarazada. Su compañero y padre de su hijo, Osvaldo Mantello, no sobrevivió, sus restos fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense en 2009.








El gobierno de la ciudad de Buenos Aires intimó a la directora del Centro Educativo Isauro Arancibia, Susana Reyes, a jubilarse. Además, la situación del edificio ubicado en Paseo Colón y Cochabamba es incierta, ya que figura como antecedente el intento del PRO de demoler las instalaciones para habilitar la traza del metrobús de Paseo Colón. Esto provocará que más de 300 jóvenes que asisten a estudiar y aprender oficios se queden sin escuela, otra vez en la calle.

Luego de que la gestión de Horacio Rodríguez Larreta separó de su cargo a Raquel Papalardo, la directora del Colegio Mariano Acosta, ahora busca avanzar sobre Reyes y el Isauro Arancibia.


Es por ello que Susana Reyes se muestra preocupada. Consciente de que está en condiciones de jubilarse, teme por el futuro de los jóvenes: "Es una cuestión política porque no le piden a todo el mundo que se jubile. Si me jubilo, no hay un cargo para reemplazarme porque la normativa no la firmaron y si no la firman no se sabe para qué usarán ese edificio".




Hace 10 años, el Isauro Arancibia comenzó a desarrollar su proyecto de escuela primaria de jornada extendida con el acuerdo del Ministerio de Educación de la CABA. Pasados 5 años se firmaría la normativa para dicha propuesta educativa, con la consiguiente reglamentación. No se cumplió dicho compromiso. Esto pone al proyecto y a sus estudiantes en situación de vulnerabilidad. Así la escuela corre peligro.

"El Isauro es una escuela que permanentemente reclama por los derechos que le fueron arrebatados a estos pibes y eso molesta y por eso la atacan".

La historia del Isauro Arancibia comenzó hace 19 años, cuando Susana alfabetizaba en una aulita de la CTA Nacional a las mujeres de la Asociación de Mujeres Meretrices Argentinas (A.M.M.A.R.). Luego, ellas comenzaron a traer a los chicos en situación de calle.

"El Isauro hace visible aquello que pretenden que se mantenga invisible, que es la cantidad de chicos que hay en la calle y que cada vez son más".

La denominación de Centro Educativo ya le quedó chica y pasó a ser una escuela integral donde funcionan 25 talleres de expresión artística, cursos de oficios, existen opciones de trabajo en emprendimientos de producción, jardín maternal y secundario.





Reportaje a Susana Reyes, en A Pesar de Todo, por Radio La Voz (www.rlvradio.com.ar)



El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, presiona a la directora de la Escuela Isauro Arancibia, Susana Reyes, para que se jubile, pero además, Rodríguez Larreta se niega a reconocerlo como escuela: "Buscan invisibilizar a los jóvenes". Se moviliza la comunidad educativa...




Comunicado de trabajadorxs y estudiantes de la Escuela Isauro Arancibia:

Recibimos una triste noticia. Intimaron a jubilarse a Susana Reyes la directora del Isauro. Hace 19 años el Isauro comenzaba con Susana en una aulita de la CTA Nacional, ahí alfabetizaba a las mujeres de A.M.M.A.R.; fueron ellas las que comenzaron a traer a los chicos en situación de calle, que cada vez fueron más.

El Isauro fue creciendo en ideas, en estudiantes presentes y en cantidad de docentes. Le fue quedando chico el espacio y la denominacion de Centro Educativo, porque a un Centro Educativo acuden alrededor de 15 jóvenes, en jornadas de 2 hs. diarias. Así, creciendo, pasamos a ser una escuela integral, se han incorporado 25 talleres de expresión artística, cursos de oficios, existen opciones de trabajo en emprendimientos de producción, jardín maternal, grado de nivelación, CAI y secundario. Asisten más de 250 niños, jóvenes y adultos luchando por cada uno de sus derechos vulnerados.


Hace 10 años el Isauro comenzó a desarrollar su proyecto de Escuela primaria de jornada extendida con el acuerdo del Ministerio de Educación de la CABA. Pasados cinco años se firmaría la normativa para dicha propuesta educativa, con la consiguiente reglamentación. No se cumplió dicho compromiso. Esto pone al proyecto y a sus estudiantes en situación de vulnerabilidad. Así la escuela corre peligro. El Isauro tiene múltiples dependencias por la presencia de varios programas educativos, la mayoría de los docentes no son titulares, peleamos desde hace tres años para que no nos quiten el edificio de Paseo Colón 1318. Continuamos en pie porque para nosotros lo importante son los pibes y ser escuela.

Todas las peleas antes mencionadas las dimos con Susana como directora de la institución. El crecimiento y aprendizaje en el Isauro fue con ella. Susana tiene que tener la posibilidad de jubilarse con el agradecimiento de la comunidad educativa. Con el orgullo que siente la escuela pública por su trabajo, por el corazón ofrecido cada día, por su compromiso. Vamos a pelear para que se pueda jubilar como directora del Isauro, porque le corresponde, porque sabemos que durante estos 19 años estuvo orgullosa de lo que estaba haciendo por los pibes que el gobierno actual ignora. Porque casi veinte años de su ejercicio docente fue construyendo educación sin chamuyo, forjando un movimiento pedagógico que ya no tiene vuelta atrás, algo nuevo nació en la educación pública. Una trabajadora así merece reconocimiento, no intimaciones.

Nuestro objetivo es seguir peleando por una educación digna e igualitaria, poniendo atención en l@s pib@s que más lo necesitan; el Isauro es un ejemplo digno de ser acompañado por todos y todas.




miércoles, 30 de agosto de 2017

¿ESTUDIANTES a TRABAJAR GRATIS a las EMPRESAS?





    El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires impulsa una reforma del secundario que establece que en 5º año las y los estudiantes deberán trabajar para empresas la mitad de su tiempo escolar, justificándolo como “prácticas profesionalizantes”.   
     
    Horacio Rodríguez Larreta avanzá en el proyecto la “Secundaria del Futuro” que reduce en contenidos la escuela media, sustituyendo la formación colectiva del ciudadano crítico a la formación individual del emprendedor acrítico, para preparar a la juventud a la medida de los intereses de las empresas. Esta reforma fue diseñada en forma aislada y secreta por tecnócratas del ministerio, sin hacer participe a la comunidad educativa de docentes y estudiantes quienes mejores conocen la realidad de las Escuelas. Desde ya, esta reforma determinará una reducción de las horas de trabajo docente y por ende de su salario.





En el marco del proyecto de una reforma nacional del secundario, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires se adelantó y siguiendo los lineamientos nacionales armó ya su proyecto que reformará el plan de estudio de las escuelas públicas y de las privadas. Esta reforma se empezaría aplicar en 18 escuelas pilotos a partir del año que viene (2018). Lo llamativo es que la última reforma, conocida como la “NES” (Nueva Escuela Secundaria), no ha sido aplicada en su totalidad por lo cual es imposible medir sus resultados, y ya se pretende emprender una nueva reforma.

La Reforma Nacional

El Ministerio de Educación Nacional hizo circular dentro del Consejo Federal Educativo, integrado por los ministros de educación de todas las provincias, un borrador denominado “Escuela Secundaria 2030”. Los lineamientos que este establece se entrelazan con el polémico Operativo Aprender, que ha generado rechazo en la comunidad educativa y cuyos resultados no tienen apoyo comparativo ni el tiempo necesario para ser debatidos en forma compleja.

Este proyecto de reforma, aun no conciliado ni aprobado, establecerá la reducción de las materias tradicionales para focalizar en contenidos prioritarios aplicados. Se modificará la forma de evaluar los aprendizajes y se flexibilizará la repitencia. Se establecerá que los docentes dejen de trabajar por horas cátedras y pasen a hacerlo por cargos con el objetivo de tener una relación más personalizada con la institución. Las Escuelas deberán presentar un proyecto de formación para su institución y a la vez, deberán presentar una planificación anual focalizada en mejorar los resultados que hayan obtenido en el Operativo Aprender (algo contradictorio en sí mismo, una evaluación estandarizada que no tiene en cuenta las características de cada población escolar, tendrá como respuesta una planificación a partir de las particularidades de la escuela, para luego ser vuelta a examinar a partir de estándares generales).

La Reforma en CABA

A pesar de no estar definido aun ni contar con la resolución del Consejo Federal Educativo que establezca la reforma del secundario, el Gobierno de la Ciudad con su Ministra de Educación, Soledad Acuña, avanza con su proyecto la “Secundaria del Futuro”. Este establece que el nivel medio se dividirá en dos grandes ciclos, el básico que incluye los primeros dos años y el orientado que incluye los últimos 3 o 4 según corresponda. 

El último año del ciclo orientado será dedicado en un 50% del tiempo escolar a trabajar en empresas y organizaciones y el otro 50% será destinado al desarrollo del emprendedurismo. El estudio se pondrá en función de los intereses de las empresas y el desarrollo laboral independiente, como si la falta de trabajo se debiese a la falta de formación de las y los trabajadores, en vez de a un sistema que excluye a una gran masa de población para la cual no hay lugar en su proceso productivo.

El ciclo básico tiene una primer etapa denominada “tiempo preparatorio” donde se realiza una evaluación individual del estudiante que determinará estrategias y metas a alcanzar a lo largo de su trayecto educativo en el nivel medio. Su seguimiento estará a cargo de un “orientador”, el cual no se especifica si será un docente y por las últimas acciones del gobierno podemos deducir que estará por fuera del estatuto docente.

Las materias tradicionales se agruparán por áreas para tener un desarrollo integrador. Tendrán su espacio específico, pero también su clases integradas. En el 30% de cada clase, el docente introducirá los contenidos y en el 70% restante será de trabajo autónomo con el docente como facilitador. Los estudiantes “trabajarán sobre plataformas de aprendizaje adaptativas que les permita avanzar en el proceso de aprendizaje a su propio ritmo, utilizando materiales digitales…”. El gran problema es que en la mayoría de las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires no funciona la red de wifi o no tiene el alcance suficiente para trabajar en el aula por lo cual es imposible trabajar en red, ni que hablar de las instituciones que se caen a pedazos.

El aprendizaje no estará orientado en la formación del ciudadano ni del pensamiento crítico: “el objetivo no esta centrado en el aprendizaje de contenidos, sino en el enfoque por capacidades necesarias para la sociedad del futuro”.

La disputa

La “Secundaria del Futuro” habré un nuevo foco de conflicto en la ciudad. Las y los estudiantes rechazarán tener que dedicar su último año de estudio a tener que ir a trabajar a una empresa en forma gratuita. Las y los docentes rechazarán perder horas de trabajo pago y el ingreso de nuevos trabajadores como “orientadores” por fuera del estatuto docente. La comunidad educativo y el pueblo trabajador deberán ver con preocupación el cambió de raíz que propone el macrismo para la educación, modificar la formación del ciudadano por la formación de mano de obra amoldada a los intereses de las empresas.

El debate no será sencillo. El macrismo con su estilo marketinero, su aparato publicitario y los medios hegemónicos a su servicio intentará presentar esta reforma como la evolución necesaria en la educación ante el bajo nivel que mostraron los resultados de la evaluación Aprender y señalará a aquellos que nos opongamos como retrógrados con intereses corporativos y propios de la vieja política. La oposición a este proyecto deberá ser inteligente, defender el trabajo docente bajo su estatuto, la necesaria participación de la comunidad educativo en el armado de estos proyectos, la formación para el pensamiento crítico, pero sobre todo deberá focalizar en su aspecto más grave que es el trabajo gratuito de pibes menores de edad y generar transversalmente el interés de toda la sociedad porque esto no genere mayor perdida de puestos de trabajo.

Por David Pike






Dice Clarín...

Nueva secundaria: 10 claves de la reforma

Es un proyecto en el que están trabajando todos los ministerios provinciales. Se empezaría a aplicar el año que viene.

1) Los 24 ministerios de Educación de todo el país están trabajando en una reforma drástica a la secundaria. Los lineamientos se los presentaron al presidente Macri el miércoles pasado y posiblemente sean tratados esta semana en la reunión del Consejo Federal de Educación que se hará en Córdoba.

2) La provincia de Río Negro viene aplicando su propia reforma, muy similar a la que quiere hacerse ahora, y es un distrito que las autoridades nacionales observan como caso testigo.

3) La reforma nacional comenzaría a implementarse el año que viene en algunas escuelas y en 2019 todas deberían tener su plan de implementación.

4) Los equipos docentes de cada colegio deberán presentar un proyecto educativo que le dé sentido a la escuela y motive a sus estudiantes.

5) Cada escuela deberá planificar el año especificando cuáles son los indicadores de mejora que se plantea, de acuerdo al informe que entrega la prueba Aprender.

6) No habrá más profesores “taxi”. Los docentes serán designados con cargo y jornada completa para una misma escuela, y así se espera que tengan más contacto con los alumnos.

7) Se harán capacitaciones docentes por parte del Instituto de Formación Docente (INFoD) y se desarrollarán materiales para los profesores y los directivos.

8) Se reformulará el contenido curricular. Habría menos materias tradicionales y más contenidos aplicados. Las asignaturas deberán garantizar los saberes prioritarios y las capacidades fundamentales y preparar a los jóvenes "para el desarrollo personal, social, cultural, laboral y productivo”.

9) Cambiaría la forma de acreditar los conocimientos: se piensa en flexibilizar la clásica repitencia.

10) El plan contempla también avanzar con una “escuela de gobierno de política educativa” para funcionarios.





II Encuentro de Jóvenes de la Alianza del Pacífico

Promueven la educación dual para favorecer el empleo





Reforma de la NES. ¿Qué piensan los docentes?

Ademys está elaborando un documento con las reflexiones y conclusiones de los docentes. Desde Ademys venimos denunciando el carácter autoritario de esta reforma convirtiendo las jornadas institucionales en mero entretenimiento y disciplinamiento de los docentes, ya que los “temarios” son bajados verticalmente por el Ministerio sin brindar a la docencia información concreta sobre el avance real de la reforma, y se le piden “reflexiones” y “conclusiones” que carecen de influencia alguna a la hora de las decisiones, las cuales son tomadas por un puñado de funcionarios y asesores y “presentadas” en reuniones a supervisores y directivos.

Ademys ratifica que no se puede realizar una reforma curricular sin la participación real de quienes la llevarán a cabo: los docentes. Formular prediseños curriculares a puertas cerradas, sin partir de las condiciones materiales con que se cuenta ni considerar las que se requieren (personal docente, cantidad de horas que los docentes de algunas materias perderían, disponibilidad de docentes con titulación para las nuevas cargas horarias, formas de implementar la reforma con el actual régimen de profesores por cargo, posibilidades edilicias, distribución de orientaciones, etc.) pone en peligro la fuente laboral de los docentes.

Desde Ademys consideramos que garantizar la estabilidad laboral de todos los docentes es prerrequisito insoslayable de cualquier proceso de discusión para la modificación de planes de estudio, el cual debe a la vez garantizar la participación de la docencia.

Recordamos que, por ley 4901, se redujo la disponibilidad a 1 año con goce y otro año sin goce de sueldo, y que el gobierno no ha efectivizado aun la titularización de docentes de media. El Ministerio de Educación debe informar qué impacto ha calculado que tendrán sus “prediseños” sobre los puestos de trabajo, y qué medidas piensa tomar para garantizar la estabilidad laboral de los docentes que se vean afectados.Exigimos una resolución que garantice la estabilidad laboral de los docentes de Media-Para las próximas jornadas: Sugerimos a los docentes elaborar su propio temario partiendo de la realidad de cada escuela, sus necesidades y condiciones para hacer esta reforma, así como sus reclamos y propuestas sobre la forma más democrática de participación docente.En Ademys estamos elaborando un documento con las opiniones de los docentes para ser presentado públicamente.





La Unión de Trabajadores de la Educación se reunió hoy, junto a representantes de AMET, UDA y ADEF, con el Subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnica Profesional Javier Tarulla y la Subsecretaria de Coordinación Pedagógica y Equidad Educativa Andrea Bruzos Bouchet, para expresar su rechazo a la reforma de la escuela secundaria por considerarla un retroceso para la educación pública ya que promueve las viejas políticas de flexibilización de los años ’90.

En la reunión se planteó que la “Escuela secundaria del Futuro” pone en riesgo los puestos de trabajo de muchos docentes, y propone un perfil de egresados de la escuela secundaria funcional a las requerimientos empresariales de mano de obra barata y sujetos acríticos, y además, elimina el 5to. Año y lo transforma en una suerte de pasantía en las empresas.

En representación de UTE estuvieron su secretario adjunto Guillermo Parodi y la secretaria de educación y estadísticas Angélica Graciano junto a lxs secretarixs de las Áreas de Educación Media, Artística, Normales y Técnica, quienes dejaron en claro que la UTE no permitirá ninguna reforma que no incluya la participación de todos los sectores del sistema educativo, y que no conciba a lxs estudiantes como sujetos libres, críticos y socialmente responsables.

Buenos Aires, lunes 28 de agosto de 2017.









domingo, 27 de agosto de 2017

ARGENTINA: «País Saturno»






Todos le ponemos un rostro al horror. Yo le puse cara al mío muy temprano. Fue a comienzos de los ‘70, cuando mis abuelos hicieron un crucero a bordo del Enrico C. Entre la montaña de souvenirs que trajeron de Europa, había un catálogo del Museo del Prado que estudié muchas veces. A partir de la primera ojeada, me cuidaba de saltear la página que reproducía un cuadro de Goya: el Saturno devorando a un hijo. Esa pintura –el viejo de ojos y fauces desorbitadas, el crío a medio masticar con proporciones adultas y tamaño de bebé– me daba pesadillas.

¿Se acuerdan del relato mitológico? Saturno era el dios máximo del panteón romano. Hijo del Cielo y de la Tierra, a quien su hermano Titán le había cedido la corona con una sola condición: que no tuviese hijos. Pero Saturno desposó a Ops –Rhea, en el original griego– y los bebés empezaron a llegar. Temeroso de ser destronado, Saturno optó por una solución drástica: devorarse a sus hijos tan pronto nacían.

El retrato de Goya me escaldó el alma. Todavía sufro escalofríos cuando lo miro. Lo trágico fue que, con el correr de los años, empecé a creer que la necesitaba, que me era imprescindible; porque, a mi pesar, me había proporcionado una clave sin la cual no lograba entender ni mi lugar ni el tiempo que me había tocado en suerte. (En todas mis novelas hay jóvenes o niños perseguidos por adultos autoritarios: ¡desde El muchacho peronista al Walsh veinteañero de El negro corazón del crimen!)

Yo estoy convencido de que vivo en un país-Saturno, de que Argentina ES saturniana: una tierra compelida a devorarse a sus propios hijos. Lo intuí cuando era niño y descubrí el cuadro que mostraba a ese viejo abominable, desgarrando lo que debía amar –su propia carne, su propia sangre– con los dientes. Lo certifiqué cuando, de adolescente, vi que los adultos pedían a gritos la muerte de jóvenes a quienes, por razones ideológicas, consideraban peligrosos.

Durante una temporada pensé que se había tratado de una ocasión excepcional. Pero las décadas pasaron y nuevos adultos pedían la cabeza de nuevos jóvenes, con una nueva excusa: en los 90 eran peligrosos porque eran pobres, y en consecuencia chorros potenciales. Y los que no eran peligrosos sobraban, en tanto no conseguían trabajo y debían emigrar. Más tarde volvieron a señalarlos con el dedo, porque en el siglo XXI los jóvenes devinieron militantes y, según los adultos, la política suponía un tipo de perversión a ser reprimida. (Se parecen a la Hitler Jugend, justificó una comunicadora.) Hoy los Saturnos contemporáneos secuestran, violan y matan muchachas a diario. Son víctimas sacrificiales, inmoladas sobre el altar que la Patria consagra al deseo de que nada cambie.

Dirán: Es que los jóvenes simbolizan el cambio real y el sistema lo resiste, ocurre siempre y en todas partes. A lo cual yo respondería: sí y no. En las naciones que desde aquí se admira, se controla a los jóvenes de otras formas: endeudándolos, entreteniéndolos, desmovilizándolos. Se los educa en el encanto de la banalidad y, así, se los envejece prematuramente. La violencia queda reservada para las minorías: los negros, los musulmanes, los inmigrantes.

Pero aquí la violencia es horizontal, democrática en el sentido más perverso. Si bien revela predilección por ciertas poblaciones –las jóvenes, los morochos, los niños como El Polaquito o aquel que casi linchan en Córdoba por un celular–, no frena su golpe ante una víctima blanca y/o de clase acomodada. No lo hizo en los 70 y tampoco lo hace ahora. (¡Cuánta claridad hay en los ojos con que Santiago Maldonado nos mira sin pestañear!)

¿Por qué insiste nuestro país en emular al Saturno del mito? Quizás porque erigió sus cimientos mediante la represión –el genocidio que además intentó barrer con la cultura y los sueños de los pueblos originarios– y la entrega de sus riquezas a una elite sin otro mérito que su desmesurada violencia.

El ¿problema? es que, con el tiempo, la Argentina se apartó del contexto latinoamericano al generar una tradición de educación pública de excelencia, hoy amenazada. En consecuencia, los jóvenes así formados ampliaron su horizonte: aspiraron a más, se vacunaron contra los charlatanes que pretendían que lo que los perjudicaba era bueno para ellos. Aquellos que se familiarizaron con sus derechos se negaron a ser mansos y no aceptaron las migajas del banquete ajeno por toda remuneración. Y por eso han tendido, desde los 60 hasta el presente, a la más razonable de las rebeldías. No les gusta el statu quo y no se resignan. A veces canalizan su fuerza a través de la política, lo hacen a diario a través de la cultura y también, en otras oportunidades, consagran organizaciones sociales como actores de nuestra sociedad. Son ellos los que sostuvieron y sostienen el reclamo de Madres y Abuelas, que además de su misión manifiesta transmiten un cuestionamiento a esa Patria tan autoritaria como masculina. (¡Cuánto mejor estaremos cuando la reemplacemos por una Matria!)

Si algo nos separó del destino abismal que tiró tantas dentelladas, ha sido la energía de nuestros jóvenes. Los Júpiter que, amparados por madres como aquella de la leyenda, escaparon del instinto asesino de su progenitor para cuestionar el orden establecido.

Por eso espanta el encarnizamiento de los Saturnos de hoy. Su accionar prueba que entienden que todo joven (en especial si manifiesta que, además de serlo en años, también lo es de alma) pone en peligro su permanencia en el trono. Suena paradójico que la administración Macri, joven en términos estadísticos, se muestre matusalénica. ¿Tendrá que ver con el hecho de que sus representantes lo tuvieron todo desde niños –definidos por la condición de herederos, en su mayoría– y en consecuencia nunca han podido ser sino conservadores?

Lo indiscutible es que devoran carne y sangre joven con apetito pantagruélico. Entre sus víctimas, además de aquellos que se verán arrojados otra vez al exilio existe ya una generación que perderá desarrollo neuronal, a causa de la malnutrición; que en consecuencia no estudiará bien, ni conseguirá insertarse en un mercado de trabajo increíblemente menguante. Nuestro país resonará más temprano que tarde como eco de The Wire, en tanto el dilema que la serie planteaba en su cuarta temporada se aplicará a millones de jóvenes: ¿qué sentido tendrá trabajar doce horas en un puesto precario, cuando se gane mil veces más vendiendo drogas en una esquina? (Entonces los Saturnos de clase media protestarán su inseguridad, justificando la violencia de los Saturnos de uniforme, la condena de los Saturnos de toga y la demagogia de los Saturnos políticos; y así el ciclo se retroalimentará ad infinitum.)

En el mito, Saturno (así como más tarde Herodes y también el Arturo de la leyenda consignada por Malory) se convertía en infanticida para evitar el cumplimiento de una profecía. Pero la secuencia de los hechos permite hablar, más bien, de una profecía autocumplida: ¿se alzó Júpiter/Zeus contra su padre en cumplimiento de la profecía, o simplemente en respuesta a la violencia criminal de que había sido objeto?

Si algo anticipa aquel que se comporta como Saturno, es que será víctima de su propia ignorancia: no está al tanto del mito o bien lo subestima a su riesgo, porque nadie –nadie– frena la dinámica de la Historia.

Según la tradición, Saturno cree devorar a su hijo Júpiter cuando en realidad traga el atado lleno de piedras que Ops le proporcionó. Y se da por satisfecho aun cuando no puede digerirlas, convencido de que su ingenio le ha permitido aventar el peligro definitivamente.

Pero está equivocado. Aunque al mirar en derredor la Creación entera le cante alabanzas, sus días en el trono ya están contados.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...